La Lucha contra la Morosología – El perfil del moroso profesional

2014_06_25En los últimos tiempos se han agravado el número de impagos en las comunidades de vecinos. Tras la situación de crisis, los desahucios y la falta de compradores y ventas paralizadas, son las «entidades bancarias» y las «promotoras” los nuevos morosos, hecho preocupante y alarmante. Y cuando digo que son los nuevos morosos, lo indico debido a que este perfil de candidato no paga los recibos de Comunidad.
De hecho, en la mayoría de los casos se tienen que emitir derramas extraordinarias para el resto de propietarios en vías de poder cubrir lo que otros adeudan y en última instancia al profesional que administra la comunidad le toca en muchísimas ocasiones financiar a la comunidad y adelantar de su bolsillo facturas de proveedores en mantenimientos o de suministros debido a las reclamaciones, retrasar el cobro de sus honorarios o adelantar las liquidaciones trimestrales para sacar fondos para poder hacer frente a los pagos de los gastos básicos.
La única solución es acudir a los Tribunales contra éstos. Aunque la Justicia dé la razón a la Comunidad esto genera unos gastos, y una demora.
No obstante hay que diferenciar entre el Moroso que pasa por un mal momento económico pero tiene voluntad de Pago y entre el Moroso “Profesional”. Pasando entre medias por el “Moroso” que presiona con el cumplimiento de sus pagos en comunidades para que le resuelvan previamente sus problemas en vivienda. En ese caso es preferible esforzarse y llegar a un acuerdo de solución para evitar que la deuda se demore en el tiempo y se convierta en un montante elevado.
El Moroso profesional es el que realmente nos interesa tratar puesto que lo más importante es darse cuenta a tiempo de su perfil e intentar conseguir un “RECONOCIMIENTO DE DEUDA”. De lo contrario estaremos ante un gran problema de cobro.
Esta medida precautoria es imprescindible ante cualquier impago o prórroga .
Acciones en caso de impago de un pagaré
En caso de impago, el tenedor siempre podrá ejercitar la acción cambiaria directa contra el firmante a través del procedimiento cambiario (no es necesaria la declaración de protesto). Asimismo podrá ejercitar la acción de regreso contra los endosantes y demás obligados, siempre y cuando se hubiera presentado el pagaré al pago dentro del plazo legal y se pueda acreditar la falta de pago mediante protesto notarial o declaración equivalente; la única excepción sería cuando el pagaré tenga la cláusula (sin gastos)
Avales y Fianzas Mercantiles
En los casos que el deudor sea una sociedad mercantil –sociedad anónima, sociedad limitada– una cooperativa o una sociedad anónima laboral en caso de incumplimiento de las obligaciones de pago el acreedor se encuentra muchas veces con que la empresa deudora no tiene medios ni patrimonio suficientes para responder de la deuda aunque el acreedor tenga en su poder documentos cambiarios.
Devoluciones bancarias
Devoluciones bancarias que además acarrean gastos añadidos.

Arrendamiento: En esta fase podríamos decir que es la más complicada de todas, cuando nos encontramos ante un moroso profesional, intentará vivir gratis una larga temporada, el primer o primeros meses intentará hacer creer al casero que pasa por una circunstancia “temporal” alarmante en su economía pero que se pondrá al corriente y regularizará a la mayor brevedad. También puede “jugar” al despiste indicando que pasa por una época a nivel familiar , de salud, etc, irregular o difícil.
El casero con su buena fe, irá dándole prórrogas, hasta que observe que esta situación se alarga en el tiempo y cuando intente localizarlo de nuevo por teléfono, no se lo cogerá. Si se persona en el inmueble, nadie le abrirá la puerta.
Como ya es sabido no se puede entrar aunque cuente con un juego de llaves, sin entrar a valorar que ha podido incluso cambiar el bombillo.
No quedará otra que derivar este expediente a un Abogado experto y tras largos meses en los que además se puede complicar la Notificación a la parte contraria, se puede demorar si solicita la defensa jurídica gratuita, nos encontraremos ante una situación que puede prolongarse meses incluso un año para un desahucio.
Es una situación entre Arrendador y Arrendatario bastante gélida que si antiguamente era todo un negocio Alquilar, actualmente se puede convertir en una verdadera pesadilla.
Es preferible consultar el perfil del candidato previamente y su solvencia para no llevarte sorpresas desagradables.
Finalmente indicar un motivo por el que es bastante responsable asegurarse, el que posteriormente te puedas encontrar tu casa destrozada, con lo cual a la deuda inicial generada habría que añadir los gastos que te acarreará volverla a acondicionar para un  nuevo inquilino si es que todavía te han quedado ganas de arriesgarte.
Es imprescindible que con la nueva LAU, te gestione y confeccione el contrato un profesional que siempre incluirá cláusulas en defensa de tus intereses como propietario y registrará dicho contrato, o te aconsejará contratar seguros de impagos.

Fdo: Beamar Administración Fincas.

Beatriz Martín.
679800759

También te podría interesar...