Ahorro, eficiencia y sostenibilidad, tres razones para elegir biomasa.

Las calderas de biomasa se han convertido en una alternativa al tradicional gasóleo o gas para las comunidades de vecinos. Cada vez son más las que, animadas por el encarecimiento de los combustibles fósiles, deciden sustituir su antigua instalación por una de biomasa, un hecho que está contribuyendo a que ésta se haya convertido en la energía renovable más importante de Europa, por delante incluso de la eólica.

La principal razón del auge de la biomasa durante los últimos años es la económica. El imparable incremento de precios del gasóleo ha motivado la búsqueda de alternativas más eficientes y con un combustible más estable en cuanto a precios. ¿Por qué cambiarse a la biomasa?

20141008Ahorro. La economía es una de las principales ventajas, ya que el uso de esta energía permite reducir la factura anual en alrededor de un 40% con respecto a una caldera convencional, y sin renunciar al confort en los hogares.

  • Estabilidad de precios. Al tratarse de un combustible de producción local no existen apenas gastos de transporte, lo que encarecería notablemente el precio de la energía. La experiencia de otros países europeos donde nos llevan más de 20 años de ventaja en el uso de biomasa apunta a que los precios del combustible han ido paralelos al IPC.
  • Recuperación de la inversión.  Ésta se produce de forma rápida, en apenas unos años. Además, algunas Comunidades Autónomas ofrecen subvenciones por la instalación de las nuevas calderas.
  • Otras ventajas.  La biomasa disminuye la dependencia externa de abastecimiento de combustibles y crea 9 puestos de trabajo local frente a uno en caso de uso de gasóleo.Pero además de las razones económicas hay muchos otros motivos que se valoran a la hora de dar el cambio a esta energía renovable. El respeto al medio ambiente, la eficiencia y la sostenibilidad son algunos de los aspectos a tener en cuenta:
  • Sostenibilidad. Ayuda a la limpieza de los montes y, con ello, a la prevención de incendios forestales. La biomasa convierte los residuos y desechos de los montes y agrícolas en recursos energéticos, utilizando como combustibles pellets, hueso de aceituna, astillas, cáscara de almendras, restos de producción agrícola, etc. Las cenizas pueden utilizarse como abono para plantas.
  • 100% renovable. Se trata de un combustible natural, no de origen fósil,  por lo que es más limpio y eficiente. Genera emisiones neutras de CO2, puesto que el CO2 que las plantas absorben durante su crecimiento será prácticamente el mismo al que emiten durante su combustión.
  • Seguridad. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), las calderas de biomasa son más seguras, al tratarse de un combustible sólido con bajo riesgo de explosión y de emisiones tóxicas.

La biomasa para generación de calor para calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) puede utilizarse a pequeña escala en viviendas unifamiliares así como en comunidades de vecinos, hoteles, residencias de ancianos y plantas industriales. Ya son muchas las comunidades que han optado por sustituir su caldera, aprovechando el espacio que existía para realizar la nueva instalación, donde también se sitúa el silo de biomasa que alimentará la caldera.

Dentro de las calderas de biomasa, las más demandadas son las calderas polivalentes y son denominadas por este motivo policombustibles, pues son capaces de funcionar con diferentes combustibles mientras que otras solo funcionan con pellets.

El manejo de estas calderas es sencillo y además se pueden aprovechar las últimas tecnologías para incrementar su eficiencia, incorporando controles automáticos a distancia y domótica. Asimismo, en los próximos años será necesario contabilizar individualmente los consumos de hogares que utilizan una producción de calor común. Por lo tanto, es interesante aprovechar el cambio de instalación para incluir una distribución individualizada y contabilizada..

Un buen diseño de la instalación, sin escatimar en la calidad de materiales utilizados, será la clave para conseguir la eficiencia y ahorro antes mencionados, optimizando el rendimiento de la caldera para la superficie disponible y adecuando la potencia de la caldera.

Para más información:
www.levenger.es
info@levenger.es

levenger

También te podría interesar...

Deja una respuesta